Nuestra Historia


COFRADIA DE PENITENCIA DEL DESCENDIMIENTO



Reunidos un grupo, seguramente de Terciarios, determinan hacer los estatutos, como Capellán-Director el  Padre Hermenegildo de Fustiñana.

Su primera Asamblea se celebró el día 1 de Noviembre del año 1951, donde se leyeron los estatutos y fueron aprobados. Se acordó llamarse Cofradía de Penitencia., con el fin de promover el culto y la devoción de los componentes de la V.O.T. y simpatizantes de Jesús Crucificado en su descendimiento.



La Junta quedó constituida de la siguiente manera: como Hermano Capellán director, El Reverendo Padre Leonardo de Iroz, como Hno. Mayor José Gimeno, Hno. Secretario Baltasar Salvatierra, Hno. Tesorero Herminio González, Hno. Cabezero Andrés Erenchu, Hno. Visitador Valentín Remirez de Ganuza, Hno. Cetro Vicente Ansorena y el Hno. Guión Manuel Laparra.  Se acordó por unanimidad encargar el Paso “Del Descendimiento”, y el hábito a llevar como el de los Padres Capuchinos, túnica y capuchón color marrón de paño igual que usan los P.P. Capuchinos, ceñido de igual cordón grueso y largo, zapatos a ser posible marrones y guantes blancos. El emblema de la V.O.T. irá sobre el pecho colgado del capuzón y finalmente paso a llamarse “Cofradía de Penitencia del  Descendimiento”. 
El Paso fue adquirido en Olot y su coste fue de 18.828 ptas., que con la carroza y arreglos supuso un coste total de 31.199,80 ptas.  La obra está representada por siete figuras humanas de tamaño natural, representadas por San Juan, que acoge con su brazo a la Virgen María. Recogiendo el cuerpo de Nuestro Señor Jesús se encuentra Mª. Magdalena, Mª. Salomé y José de Arimatea, y subido en la escalera bajando el cuerpo se encuentra Nicodemo. El paso está posicionado sobre un anda con ruedas dirigido por ocho cofrades, la cuota anual a sufragar por los cofrades era de 25 ptas., por lo cual se vieron en apuros para poder afrontar el coste total, aunque hubo algunos donativos.

En el año 1952 el Padre Leonardo de Iroz, acude al Obispo de Tarazona, Monseñor Manuel Hurtado y García, para su erección canónica.                      

En el año 1953, se encarga el guión de la Cofradía, el Hno. Emilio Martínez, es el encargado de mirarlo, y ese mismo año se crean “vocales de propaganda”, para atraer a más cofrades, por su afán y trabajo en ello se nombra al Hno. Ramiro Lasheras con dicho cargo honorífico. 

En el año 1954, se envía a Roma una copia del Acta de Erección de la Cofradía, con el Visto Bueno del Ilustre Prelado. Durante ese tiempo de iniciación de la cofradía, fueron muchas las personas que aportaron su trabajo desinteresadamente preparando hábitos, cordones, capuces etc., entre ellas, Doña Carmen Anadón de Pascual. En este tiempo la cofradía contaba con 79 cofrades (todos varones). 

La semana santa se vivía con fervor religioso, se organizaban ejercicios espirituales, cuyo predicador más famoso fue el Padre Casimiro de Bilbao, y después de terminar el capítulo, el dinero que sobraba se donaba a los Padres Capuchinos, para que ellos lo destinasen, unas veces iban a misiones en Ecuador, y  otras a personas de la parroquia que los necesitaban.

En este mismo año se propone hacer una misa aniversario de los hermanos fallecidos, que se celebraría del día 3 de Diciembre, por coincidir con la festividad de San Francisco Javier, así como un desayuno de hermandad después de la Comunión General del Domingo de Ramos. 

Se recogían medicamentos cedidos por un Hno. de la Cofradía, el Doctor Casado Sañudo, para enviarlos por mediación del R. Padre Santos de Egües a Ecuador.

Se crea un grupo de “camareras”, encargadas para la preparación del paso. 

En este mismo año (1954) acudieron a los actos que se celebraron para recibir a la Virgen de Fátima. 



Junto con las demás cofradías, se crea un programa conjunto. 

Con la entrada de la nueva Junta, se proponen solicitar a los R.P. Capuchinos, un terreno en su huerta para hacerle un pabellón de albergue  para guardar el paso y todos los enseres, a lo cual, tienen el Visto Bueno y el día 4 de junio de 1956, se comienzan las obras cuyo presupuesto asciende a 17.000 ptas. Incluidos todos los gastos, la obra vino a constar unas 40.000 ptas. Con el fin de amortizar los gastos, se acuerda hacer una rifa de una lavadora eléctrica, marca Bru, el día 22 de julio por Radio Tudela, el número agraciado fue el 1.114, el beneficio fue de 5.162,80 ptas, más la lavadora ya que el ganador no apareció. Se organizo también un concierto en el teatro Gaztambide, y con los donativos por parte de varios cofrades, se llevo a cabo. 


En el año 1958, se acordó adquirir un Crucifijo, y en el año 1959, se le  hace el encargo al escultor Loperena, y el primer portador del crucifijo fue el R.P. Gerardo de Lerín.                                                                

En el año 1960, se crea un grupo de niños cantores de 8 a 14 años, dando prioridad a los hijos o familiares de cofrades. 

El Vía Crucis que organiza la Cofradía, en sus comienzos, era el Miércoles Santo, a las 23,30 horas, y su recorrido era, salida desde la Parroquia de Capuchinos, C/. Capuchinos, Paseo Vadillo (Paseo Invierno), C/. Frauca, C/. General Mola (Avd., Zaragoza), Calderón (Calle Muro), Plaza de los Fueros, Calle Eza, Ronda de Capuchinos (Pablo Sarasate), para finalizar en Capuchinos.

El día de Jueves Santo, a las 24H, se hacía una procesión para hacer el traslado del paso a la Catedral, para dejarlo expuesto hasta el Viernes Santo, había personas que se encargaban de quedarse toda la noche acompañando. El día de viernes Santo, acudían todos los Cofrades a la parroquia para bajar con el guion hasta la catedral, para recogerlo y asistir después con la demás cofradías a la Procesión del Santo Entierro. 

En el año 1961 se acuerda colocar una barandilla y 4 faroles, para par más luz al paso. 

Y en el año 1964, se encargan los faroles para acompañar al guión y al Cristo Crucificado. 

Con fecha 9 de febrero de 1965, los P.P Capuchinos venden a “Marín Y Soldevilla”, la parte de la huerta en la que, pocos años antes, se había construido la Capilla del Paso. Esta compraventa, produjo una gran preocupación por parte de los Cofrades. Y al comenzar las obras de desmonte, se vieron obligados a dejar la Capilla, casi por la fuerza. Así con fecha 23  y 25 de febrero de 1967, la prensa regional y nacional salió la noticia de “El Paso de Capuchinos a la calle”. Como solución eventual, se colocó el Paso en un local próximo al convento, propiedad del Sr. Anadon, (cedido gratuitamente durante 10 años), hasta la finalización de las Obras, donde se ubicaría un local de 25 m/2.  En el año 1975, el paso tuvo por fin su ubicación.

En el año 1967, se propone la necesidad de confeccionar un estandarte tanto para portarlo en las procesiones, como para que sirva en los funerales de los Cofrades.

En el año 1976, se celebraron las bodas de plata de la Cofradía, con una misa que fue celebrada por el P. Consiliario en esos momentos el Reverendo Padre Javier Azcona.

En el año 1978, el Vía Crucis que durante 26 años se realizaba el Miércoles Santo, se trasladó al Martes Santo.

Durante estos años fueron muchos los jóvenes, que entraron a formar parte de la Cofradía.

En el año 1986, el almuerzo de Hermandad que se celebraba en los locales de la S.R. El Frontón, pasa a celebrarse en el Hotel Remigio. 

En el año 1991, se comienza a comentar en la Asamblea la posible entrada de las mujeres en la Cofradía, para lo cual se propone el cambio de estatutos y el día 21 de mayo de 1993 se convoca una Junta Extraordinaria en la que se acuerda la incorporación de éstas a la Cofradía.

Transcurren unos años en los que, siguiendo la tónica general de las demás cofradías, el interés viene decayendo pero en el año 2000 toma nuevo impulso.

En el año 2006 se funda la Banda de Bombos y Tambores de la Cofradía del Descendimiento y en el 2007 se consolida. En el mismo año 2007 se acomete la reconstrucción de la carroza que sustenta el paso. Se limpia, se le da un tratamiento contra la carcoma, se construye una nueva plataforma, se pinta, se le hacen nuevos faldones y se adquieren unas nuevas baterías. Se confecciona el estandarte de la Banda.

En Junta General Extraordinaria celebrada el 11 de diciembre de 2008 se acuerda la incorporación de la Banda a la Cofradía y se estable que el hábito será igual que el resto de los cofrades, portará capa en color crudo con el emblema de la Cofradía y un cíngulo color crudo para sujetar el capuchón. Se crea la figura del Hermano Tambor, elegido por la propia Banda para representarla en la Junta de Gobierno. 

En el año 2010 se construye una nueva peana para el paso ya que la solución del tratamiento anti carcoma no ha sido todo lo eficaz que se esperaba.

En el año 2011 se decide volver a trasladar el paso a la catedral y se elige hacerlo a continuación del vía crucis del martes.  Se hace una nueva instalación eléctrica en el paso. Se adquieren ocho nuevos faroles, cuatro para el paso y otros cuatro para portar mucho más ligeros que los existentes. Se hacen seis nuevas varas-guiones de madera aprovechando el emblema metálico obra de Loperena y se compran unas nuevas baterías.


En el 2012 se adquieren focos para iluminar el paso en la catedral y un cargador de baterías. 

En 2013 se adquiere un compresor y armarios para guardar documentos y trofeos de la Banda.

En 2017 se confecciona un nuevo estandarte, se adquieren nuevos cirios, megafonía portátil y se cambia la iluminación del paso por lámparas de led. También se adquieren nuevos focos para ilumina el paso durante su estancia en la catedral con ese mismo tipo de lámparas.